3 razones por las que construir techos verdes en Ecuador

La Organización Mundial de la Salud considera fundamental la existencia de zonas verdes en la ciudad para aportarnos tanto beneficios físicos como emocionales. Desde este artículo os mostramos 3 razones por las que construir techos verdes en Ecuador. Además si estás interesado, te ofrecemos la oportunidad de poder asistir en nuestro próximo curso de jardines verticales y cubiertas vegetales que se realizará los días 13, 14 y 15 de Septiembre de 2017.

Problemas como el aumento de las temperaturas, el exceso ruido, la contaminación del aire y  el crecimiento urbano no planificado son característicos de grandes localidades. Algunas ciudades como, Guayaquil, Quito o Cuenca sufren estas complicaciones. Para poder paliar estos inconvenientes es necesario que en las ciudades se creen más espacios verdes por sus infinitas cualidades beneficiosas, por lo que proponemos las cubiertas vegetales como una opción útil, ya que permite reducir el efecto de isla calor, mejorar el aislamiento acústico y la calidad del aire, además de otorgar una diversidad y belleza al ambiente.

Reducción del efecto isla de calor

En Guayaquil por ejemplo, según las mediciones realizadas hasta 2016, la temperatura media  aumentó aproximadamente unos 3 grados. Esto es debido a la mayoría de zonas transitables en la ciudad han sido progresivamente despojadas de su cobertura vegetal, y sustituidas por asfalto y hormigón generando un efecto isla de calor. Dicho efecto consiste en: las extensas superficies urbanas, como por ejemplo el pavimento, los edificios, las carreteras… absorben radiación solar que se acumula en forma de calor, que se va despendiendo lentamente a lo largo de la noche generando así una diferencia térmica entre la ciudad y la periferia entre 1°C  y  4’5°C . 

Techo verde en Ecuador

Esquema sobre las consecuencias del efecto isla de calor

Por este motivo, las cubierta vegetales ayudan a reducir este efecto ya que tiene mayor capacidad de reflexión de radiación solar y  consiguen enfriar el aire de su superficie a través de la transpiración, donde la planta absorbe la humedad de la tierra y la expulsa en forma de vapor de agua.

Estas dos cualidades juntas, permiten que las temperaturas alcanzadas en una cubierta verde sean inferiores a las de una cubierta convencional. Mientras una cubierta de asfalto puede alcanzar los 70°C en un día de verano, una superficie con acabado vegetal no suele exceder los 26°C.

Aumento del aislamiento acústico

La organización mundial de la salud establece que el promedio aceptable de ruido  ambiental ronda sobre los 60 decibelios. Pues bien, ciudades como Quito, Guayaquil y Cuenca sobrepasan estos valores llegando a alcanzar los 80 decibelios en ciertos lugares de la ciudad. Este aumento de los decibelios proviene de las industrias, tráfico de vehículos etc.

techos verdes en Ecuador

Mapa de la ciudad de Cuenca que muestra el ruido ambiente

Diferentes investigaciones en los últimos años han demostrado la propiedad que poseen las cubiertas vegetales de mejorar los valores de aislamiento acústico respecto a una cubierta convencional. Al comparar las pérdidas de transmisión del sonido en varias cubiertas con o sin vegetación, se obtuvieron reducciones entre 5-20 dB. (Lagstrom, 2004).

El acabado vegetal (plantas + sustrato) reducen el ruido mediante la absorción, produciendo una transformación de la energía sonora en energía de movimiento y calorífica; y mediante la reflexión, al crear una dispersión de las ondas debido al acabado irregular que presenta esta capa.

Mejora la calidad del aire

En Quito se establece que la primera fuente de contaminación proviene de los automóviles ya que expulsan cantidades excesivas de dióxido de carbono. Como ya se sabe, las plantas realizan el proceso de fotosíntesis donde CO2 es consumido para posteriormente liberarlo en forma de O2.

Otra de las características que aportan las plantas en las cubiertas vegetales que son capaces de absorber cierta cantidad de elementos tóxicos volátiles que se encuentran en el aire, convirtiéndolos en materia orgánica. Las plantas captan estos compuestos y los utilizan como nutrientes.

Finalmente la última característica para mejorar la calidad del aire es que las partículas de polvo y suciedad quedan adheridas a las hojas y son arrastradas después por la lluvia hacia el sustrato de las cubiertas que también actúa como filtro reduciendo la carga de contaminantes que llega a las alcantarillas.

La siguiente tabla muestra los baremos de índice de calidad de aire. Mientras redactamos este articulo Quito contaba ya a las 04:00 h con un índice de calidad del aire de 82. Por lo que en hora punta probablemente alcanzará valores dañinos para la salud. Estos valores se pueden comprobar a tiempo real en aqicn.org

Techos Verdes en Ecuador

Tabla sobre el Índice de Calidad del Aire

Si quieres conocer más cualidades sobre estas construcciones verdes puedes visitar nuestro artículo Beneficios de las cubiertas vegetales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *