Cómo mejorar la calidad del aire en interiores

INDICE

Mejorar la calidad del aire es uno de los principales retos a los que se enfrentan las grandes ciudades, ya que, según la Organización Mundial de la Salud OMS, la contaminación atmosférica representa un importante riesgo medioambiental para la salud. La contaminación del aire contribuye al desarrollo de enfermedades y afecciones en los seres humanos y la biodiversidad, y otros efectos negativos no relacionados con la salud como pueden ser la pérdida de visibilidad en zonas de grandes concentraciones o la aparición de olores desagradables.

Cuando hablamos de calidad del aire tendemos a pensar en el exterior, pero este hecho también afecta a espacios cerrados, como nuestros hogares o lugares de trabajo.

Pero ¿son todos los contaminantes iguales?

A día de hoy, podemos distinguir 4 grandes grupos:

  1. Dióxido de carbono (CO2): seguramente sea el término más escuchado, pero realmente, el CO2 no es un contaminante cómo tal, ya que no es un elemento que nos afecte negativamente en la salud. El problema es que como planeta estamos generando demasiado CO2, lo que provoca un calentamiento global. 
  1. Contaminantes químicos: NOx, C2HCI3, C6H6, CH20. Son contaminantes emitidos por productos con los que interactuamos en nuestro día a día: vehículos, materiales de construcción, mobiliario, etc. Estos productos emiten una serie de componentes químicos volátiles que, a diferencia del CO2, sí son perjudiciales para la salud. 
  1. Partículas de polvo en suspensión que afectan a nuestros pulmones. 
  1. Virus: aunque ahora lo tenemos muy presente, este tipo de contaminantes tradicionalmente sólo se tenía en cuenta en Hospitales o Centros de Salud. 

¿Qué sustancias afectan a la calidad del aire?

La contaminación atmosférica está producida por diferentes sustancias emitidas principalmente por 5 grupos de actividades humanas: la industria, la agricultura, los residuos, los hogares y el transporte. 

En interiores, parte de esas sustancias contaminantes proceden de los sistemas de ventilación o entran por las ventanas, pero la mayoría están generadas por las personas y seres vivos, así como los materiales de construcción, los productos de limpieza o el propio mobiliario. Por ejemplo, las alfombras emiten formaldehído, que es un componente que se utiliza para la construcción y está dentro del grupo de los contaminantes químicos. 

Medidas para mejorar la calidad del aire

De nuevo, debemos diferenciar entre espacios abiertos y cerrados. 

En exteriores, siempre va a ser más eficiente absorber contaminantes antes de que sean expulsados a la atmósfera. Ya que intentar limpiar una atmósfera contaminada es una tarea prácticamente imposible. Por ello, desde SingularGreen llevamos meses trabajando en un proyecto de investigación que consiste en absorber los contaminantes químicos en la salida de calderas de calefacción, y así evitar que se expulsen a la atmósfera. El proyecto todavía se encuentra en fase de investigación, pero esperamos poder ponerlo en marcha lo antes posible. 

En cambio, en interiores es mucho más sencillo. En SingularGreen, en nuestro afán por integrar Naturaleza y Arquitectura, apostamos hace unos años por un sistema de filtrado de aire vegetal, y el resultado fue un aire acondicionado que unido a un jardín vertical, filtra las partículas contaminantes devolviéndonos un aire limpio.

aire_condicionado:vegetal_interior

Aire acondicionado vegetal SingularAir

El aire acondicionado vegetal SingularAir nace de la búsqueda de potenciar los beneficios de los jardines verticales. Después de varios meses de investigación surge la idea de unir un jardín vertical con un flujo de aire, y tras varias pruebas nos damos cuenta que el flujo de aire potencia los beneficios del jardín vertical, y a su vez, el jardín vertical mejora las condiciones del flujo de aire. 

Entre los múltiples beneficios de SingularAir, como son el ahorro energético o la regulación de la temperatura y la humedad, cabe destacar el filtrado de contaminantes.

¿Cómo funciona? 

El aire acondicionado vegetal está formado por un jardín vertical con una cámara de aire en su interior, conectado a un aparato de aire acondicionado. El aire atraviesa el jardín vertical, llegando a la cámara de aire y de ahí circula hasta el aparato de aire acondicionado. Este sistema de filtrado del aire reduce entre un 20 y un 30% las partículas de polvo en suspensión y en un tiempo aproximado de 8 o 10 horas puede llegar a eliminar casi el 100% de estas partículas. Además, también absorbe los diferentes contaminantes químicos, como puede ser el NOx que es el principal contaminante que emiten los vehículos diésel a la atmósfera.

Aquí os dejamos un link con toda la información sobre este sistema:

Accede a otras entradas del blog

Últimos proyectos de SingularGreen

Mensaje enviado

Su mensaje se ha enviado con éxito.
Nos pondremos en conctacto lo antes posible (el plazo habitual es de 24/48 horas en días laborales de lunes a viernes)