Diseño y planificación de un jardín vertical

Jardín vertical de interior

 

Aunque se crea que el diseño de un jardín vertical es una cosa banal e insignificante, esto es una percepción equivocada, ya que un buen diseño es capaz de conseguir un correcto funcionamiento y aprovechamiento del jardín. Desde SigularGreen recomendamos dedicarle mayor tiempo a su planificación y tener en cuenta diferentes aspectos que igual no consideramos tan importantes para optimizar el funcionamiento del jardín. Si quieres saber más sobre estos temas no te pierdas nuestros próximos cursos.

Para tener un buen jardín vertical no basta con plantar cualquier especie que tengamos a mano, sino que es necesario realizar un proyecto preciso que determine el diseño. Por otra parte, y contrariamente a lo que se podría pensar, no porque sea más pequeño el jardín, es menos importante elaborar un proyecto cuidado, porque es evidente que se necesitará controlar más los crecimientos, la selección especies y demás variables, porque nos pueden llevar a un fracaso en la totalidad de la superficie del jardín vertical. Tanto las plantas como los materiales se escogen y se colocan sólo después de una cuidadosa valoración de sus características. Adquiere especial importancia la forma en que les afecta el paso del tiempo: el tamaño que pueden alcanzar las plantas, los remates laterales, los materiales decorativos, etc.

Dicho esto, a la hora de elaborar el diseño de un jardín vertical marcamos como fundamentales estos tres factores:

    • Selección de especies vegetales.
    • Necesidades y peticiones del cliente.
    • Entorno y exigencias.
Jardín vertical

Ejemplo de jardín vertical en una terraza

Selección de especies vegetales

Las plantas son la razón de ser de un jardín. Normalmente, un jardín es poco atractivo cuando las plantas no forman un conjunto armonioso y equilibrado: son demasiado grandes o demasiado pequeñas; están mal distribuidas, sufren o tienen sed. Para crear un bello jardín es indispensable cuidar en primer lugar la proximidad entre sí de las plantas, seleccionándolas según sus exigencias para el cultivo y planificar la disposición según sus características estéticas. Para crear un conjunto armonioso es necesario valorar todas las características de cada una de las plantas, las cuales os las presentamos a continuación:

      • La resistencia al frío
      • La resistencia a la contaminación
      • Las necesidades respecto al tipo de suelo y grado de acidez (pH)
      • La exigencia de agua
      • La necesidad de sol
      • Evolución durante el año
Jardín vertical

Ejemplo de especies

También son muy importantes las características estéticas, entre las que están:

      • Tamaño
      • Estilo
      • Naturaleza del follaje (perenne o no)
      • Color y tipo del follaje
      • Época, duración y color de la floración
      • Colores otoñales
      • Presencia de bayas o frutos decorativos
      • Aspecto durante el invierno

Es importante tener en cuenta que, en general, los arbustos, después del primer año, necesitan menos cuidados que las herbáceas y que las flores anuales. En cualquier caso, las plantas que dan menos problemas son las que se adecuan al clima, la orientación y el suelo en el que tienen que crecer.

Necesidades y peticiones del cliente

El jardín tiene que corresponderse con las exigencias, los gustos y el carácter de quienes tienen que disfrutarlo pero siempre tomando una decisión  consensuada con los profesionales, ya que a menudo, se adoptan soluciones que se revelan poco apropiadas para los intereses de los propietarios: nos entusiasmamos ante una bonita idea vista en el jardín de un amigo o en una revista y nos inspiramos en ella sin analizar seriamente lo que vamos a hacer. Es importante tener en cuenta por parte del cliente:

        • Número de componentes de la familia, familia con niños, pareja retirada, jóvenes…
        • Periodo del año en el que se utiliza el jardín, casa principal o segunda vivienda.
        • Tiempo del que se dispone ¿cuánto tiempo puedes dedicarle al cuidado?
        • Posibilidad de contar con ayuda
        • Presencia de animales domésticos
        • Deseo de tener animales salvajes (ardillas, mariposas e insectos, pájaros, etc.)
        • Vida social (¿se reciben muchos amigos?, ¿con qué frecuencia?)
        • Personas inválidas
        • Coste previsto para su mantenimiento
Jardín vertical

Ejemplo de jardín vertical en interior

Dependiendo de las dimensiones del jardín se debe presupuestar, programar e informar al cliente de las necesidades de su mantenimiento posterior.

Entorno y exigencias

Es muy importante conocer, estudiar y aprovechar el entorno del jardín vertical y las existencias vegetales que nos podemos encontrar, ya que nos van a proporcionar una serie de datos fundamentales para la selección de plantas, el sistema de jardinería vertical y el diseño final del mismo.

En las existencias vegetales de la zona podemos encontrar especies indicadoras del clima, podemos ver plantas con plagas y prever problemas “a posteriori”, podemos localizar zonas verdes aisladas y hacer que nuestro jardín vertical sirva como corredor verde entre unas y otras, etc. También es interesante conocer el entorno del emplazamiento del futuro jardín, ya que nos puede indicar la visibilidad que va a tener, si va a servir como separador de ambientes, si es zona de paso, si tiene elementos cercanos dañinos (como focos, salidas de aire…), etc.

Jardín vertical

Ejemplo de jardín vertical de grandes dimensiones

Estos tres apartados son los que consideramos fundamentales a la hora de diseñar de manera correcta un jardín vertical ya que si se llevan a cabo obtendremos una optimización total de su funcionamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *